Orgullo Loco México: Desestigmatizar y humanizar la Salud Mental

Durante mucho (realmente mucho) tiempo, como sociedad creímos que solo existía una manera de ser; una estandarización de las personas. Cualquier cosa que no entrara dentro de ese molde estaba mal, e incluso era motivo de vergüenza por lo que tenía que ser cambiado o mantenerse oculto.

Sin embargo, y afortunadamente, de unos años para acá, las personas que se ven afectadas por los estereotipos han comenzado a manifestarse en contra de lo que aparentemente es “normal”; han comenzado a mostrar orgullo por ser lo que son y no vergüenza por lo que deberían ser. Probablemente uno de los movimientos más conocidos en la actualidad sea el orgullo LGBTTTIQ+, pero no es el único.

El Orgullo Loco o Mad Pride, es un movimiento masivo de las personas usuarias de servicios de salud mental, exusuarias, sobrevivientes, con discapacidad psicosocial o neurodivergentes, y básicamente de cualquier persona que quiera manifestarse en contra de los estigmas, tabúes y violaciones de derechos humanos que rodean los temas de salud mental.

Aunque las primeras manifestaciones las realizaron personas usuarias de una institución psiquiátrica en Toronto Canadá, en 1993; oficialmente fue fundado en Reino Unido en 1996 por Mark Roberts, Simon Barnett, Robert Dellar, and Pete Shaughnessy; todos ellos usuarios o ex usuarios de instituciones de salud mental.

La idea surgió porque Simon asistió a la marcha gay y pensó que tendría que existir algo similar para las personas con discapacidades mentales y/o psicosociales.  Y una vez que se estableció, fue evidente que era una expresión necesaria a nivel global, pues en menos de tres años ya se había replicado en Australia, Irlanda, Portugal, Brasil, Madagascar, Sudáfrica y Estados Unidos.

En México, desde hace cuatro años, se lleva a cabo en Querétaro y Morelia; pero este año es la primera vez que el Orgullo Loco llega a la CDMX. Y como en cada sede se elige una fecha conmemorativa – por ejemplo, en algunas ciudades de Europa se celebra durante toda una semana en julio para coincidir con la conmemoración de la toma de la Bastilla el 14 de julio – en esta ocasión las personas organizadoras decidieron que se llevara a cabo el sábado 27 de Julio del 2019, en el marco del 51 aniversario de la demolición del Hospital Psiquiátrico “La Castañeda”.

“Si bien fue demolido el edificio, las prácticas clínicas inhumanas y las condiciones que atentan contra nuestros derechos se siguen reproduciendo, no solo en instituciones de salud dedicadas a la atención psiquiátrica sino también en las calles, en las escuelas, en los centros de rehabilitación social y en otros espacios.”

Que no se nos olvide que México es el segundo país en el mundo con más estigma hacia y entre las personas con diagnósticos psiquiátricos; que 67 % de las personas internadas lo hacen de manera involuntaria; que 85 % de las personas enfermas no reciben atención, y quienes la reciben tardan desde siete hasta 30 años en obtener un tratamiento; que 42% de las mujeres con disparidad psicosocial que habían pasado por instituciones de salud mental mexicana fueron víctimas de esterilizaciones forzadas o bajo coacción. Y que no importa si cualquiera de estos casos podríamos ser nosotros y nosotras, o no, sino porque aunque no fuera el caso, esa no es una razón para no acompañar y protestar por algo que nos afecta como sociedad.

Es importante que comencemos a traer estos temas a la mesa, a hablarlos para desestigmatizar y para exhibir las deficiencias y malos tratos en las instituciones de salud mental; así como para exigir procedimientos y tratamientos íntegros y humanos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *