Discapacidad Psicosocial: ¿Elecciones Incluyentes?

La jornada electoral del pasado 1 de julio fue señalada como una de las más incluyentes, ya que, tanto el Instituto Nacional Electoral (INE), como el  Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED),  implementaron acciones para prevenir cualquier tipo de discriminación; mientras, que el Consejo Nacional de Integración para las Personas con Discapacidad (CONADIS) participó para incorporar la perspectiva de la diversidad. Sin embargo, las personas con discapacidad psicosocial creemos que aún hay retos específicos en los que falta mucho por avanzar.

Tomemos un ejemplo de lo sucedido desde la preparación de la jornada electoral, con la finalidad de capacitar a la ciudadanía elegida como integrar mesas directivas de casilla, el INE publicó y utilizó, un “Protocolo para la Inclusión de las Personas con Discapacidad como funcionarios y funcionarias de Mesas Directivas de Casilla”, en el que la autoridad electoral señaló:

“La discapacidad mental o psicosocial se expresa de diversas maneras como trastorno del comportamiento y limitaciones en las habilidades de socialización e interrelación. “

En el documento también se lee que ante la presencia de personas con discapacidad psicosocial en las casillas se debe:

“(…) reducir al mínimo la presión y las situaciones críticas que puedan generar violencia. El estrés puede afectar el desempeño de una persona (con discapacidad mental o psicosocial)”,

sugerencia que parte de la milenaria y errónea concepción de la persona con discapacidad mental o psicosocial como “loca peligrosa”. El Protocolo desinforma y promueve que se juzgue desde determinados estereotipos a cualquier integrante de nuestro colectivo e impide que la persona funcionaria de casilla Tome Conciencia de que son sus propias conductas y creencias, las que limitan a la persona con discapacidad psicosocial. Esa Toma de Conciencia es una obligación prevista en el artículo 8 de la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD).

Literalmente se usaron nuestros impuestos, para hacer creer a las y los funcionarios de casilla, que la presión y el estrés darán como resultado una conducta violenta por parte de cualquier persona con discapacidad mental o psicosocial. Eso, es estigmatizar, es discriminación institucional.

¿Este acto masivo de discriminación contra la discapacidad psicosocial pudo evitarse? Sí, la CDPD exige una consulta previa y vinculante; obligación que en esos exactos términos no atendieron INE, CONADIS y CONAPRED.

Reconocemos la buena intención con que el INE emprendió la redacción de su Protocolo, pero lamentamos la desafortunada elección de asesoría y falta de consulta pública y oportuna. Al parecer, al definirse los contenidos del protocolo se operó desde el desconocimiento de nuestra condición, se reprodujeron estereotipos como el señalado y la realidad social que en ésta transcurre.

¿La difusión de estereotipos por parte del INE y su protocolo fue la única forma en que se discriminó a las personas con discapacidad psicosocial? No, queda pendiente una segunda parte de este artículo pues también están los aspectos relacionados con la capacidad jurídica, la institucionalización, los insultos y calificativos degradantes dirigidos a personas que contendieron por algún cargo de elección popular y militantes, el uso de redes sociales para divulgar campañas que denigran la condición de ciertas personas con edad avanzada y otros aspectos.

Para concluir, les comparto que estas líneas me comprometí a escribirlas justo a media jornada electoral cuando me percate que en redes sociales se festejaba un balance muy positivo de estas “elecciones incluyentes”. Así fue que me vi obligada a señalarles con prudencia y cariño, a estas amistades muy queridas y activistas por la causa de nuestros derechos que, aún para su ojo experto, estaba escapando la vivencia de una diversidad marginada.

Les hice notar, que las acciones implementadas para una “elección incluyente”, olvidaron a las personas con discapacidad psicosocial. Me dolió en verdad, tenerles que recordar que ese “Nada sobre nosotros, sin nosotros”, también se refiere a nosotros, no sólo a ellos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *