Participación política de las personas con discapacidad

Las personas con discapacidad tenemos el derecho y la responsabilidad de ejercer nuestro voto este primero de julio, pero a veces no basta con el deseo de hacerlo, pues los lugares en donde se encuentran las casillas electorales no son accesibles y las personas encargadas de la función de éstas no cuentan con la capacitación adecuada para atendernos, y esto nos excluye en la participación de este proceso democrático en igualdad de condiciones con las demás personas, como lo establece el Artículo 29 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

En su Artículo 9, la convención dice que los Estados Partes deben velar por que los servicios de comunicación e información, el transporte, los edificios y otras estructuras estén diseñados y construidos de forma que las personas con discapacidad puedan utilizarlos, acceder a ellos o alcanzarlos, en este caso se aplica tanto a la accesibilidad de las casillas, como a la adecuación de materiales electorales para que sean accesibles y fáciles de entender y utilizar para todas las personas.

Por otra parte, para que las personas con discapacidad puedan llegar a las casillas y ejerzan sus derechos políticos y electorales, es necesario que el Estado Mexicano garantice la movilidad personal con la mayor independencia posible, facilite su acceso a dispositivos de asistencia, tecnologías de apoyo y ayudas para la movilidad, así como otras formas de asistencia que deben estar disponibles y a un costo accesible.

El Estado debe cumplir con todo esto para poder acceder a los lugares públicos y  poder ejercer nuestro voto. Las casillas electorales tienen que disponer de un espacio accesible y adecuado que garantice nuestra privacidad, tienen que estar provistos de elementos que nos faciliten el acceso a las personas que tenemos movilidad reducida, como rampas o ascensores, y que las personas de las mesas electorales estén capacitadas para atendernos.

Así como tú que quieres darle un giro a tu país y participar de este gran cambio, yo también tengo el derecho de participar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *