Calidad y Derechos: Atención a la salud mental con derechos humanos

Las personas con alguna discapacidad psicosocial en México enfrentan grandes barreras, algunas creadas por los hospitales psiquiátricos. Estas instituciones tienen como objetivo sanar y dar apoyo, pero en realidad, son una clase de cárcel, por más modernos y agradables que sean, explicó Andrea Bruni, Asesor Regional Descentralizado de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), durante el seminario Calidad y Derechos.

Sobre la preponderancia del enfoque psiquiátrico en la atención a salud mental, el doctor Madrigal, director de la Secretaría de Atención Psiquiátrica, puntualizó que en México sólo 2% del presupuesto de salud se invierte en salud mental  y 88% de ese porcentaje se enfoca en hospitales psiquiátricos.

El experto de la OPS también explicó que la desinstitucionalización debe ser parte de los nuevos paradigmas de atención a la salud mental, para lo cual es necesario crear comunidad y no discriminar a ninguna persona por su condición de discapacidad, eso implica que pueda acceder a un trabajo, tener libertad de decisión, y gozar del reconocimiento de su capacidad jurídica. Al respecto, Carlos Ríos, especialista de Human Rights Watch, expuso que todas las personas tenemos distinta capacidad mental,  pero no por eso menos libertad o capacidad jurídica.

Estos principios están establecidos en tratados internacionales, en el Sistema Interamericano, en la Declaración de Caracas, que fue precursora en la eliminación de estigmas sociales y culturales contra las personas con discapacidad psicosocial, sin embargo, vale la pena comentar que se encuentra un poco desactualizada por los términos que se utilizan para referirse a las personas; mientras que en el Sistema de Naciones Unidas, está la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Para impulsar los derechos de las personas con discapacidad en la atención a la salud mental, tres conceptos se vuelven clave: promover, proteger y asegurar. Algunos artículos de estos tratados mencionan la igualdad y no discriminación, que las personas disfruten del derecho a la libertad y el derecho a vivir en comunidad.

Otro tema importante, es que la salud mental debe ser parte de la salud primaria y no de especialidad, esto significa reducir el poder de la o el psiquiatra frente a las personas usuarias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) propone capacitar a personal, sin necesidad de que sea especialista en psiquiatría, para otorgarle habilidades, conocimientos y que pueda brindar esta atención.

Esta discusión se llevó a cabo en el seminario  “Calidad y Derechos: Salud Mental y Derechos Humanos en la Región de las Américas”, organizado por Documenta en alianza con especialistas y la Comisión de los Derechos Humanos de la Ciudad de México, dirigido a fomentar la reflexión y el diálogo sobre la situación en las Américas, así como para dar a conocer el instrumento lanzado por la OMS para mejorar la calidad y promover el respeto de los derechos humanos en los centros y servicios de salud mental, así como empoderar a las organizaciones de la sociedad civil para hacer exigibles dichos derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *