Prevención de la tortura en México

Prevención de la tortura

En México la tortura es una práctica que sigue sucediendo y es una de las formas más graves de violación a los derechos humanos.

El riesgo de tortura y malos tratos existe en todos los centros de privación de libertad, por lo que la prevención en estos lugares es necesaria en todo momento, para garantizarla se creó el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT), como la instancia encargada de la supervisión permanente y sistemática de los lugares de privación de la libertad en todo el país, mandato que surge del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura (OPCAT, por sus siglas en inglés), tratado internacional del que México es parte.

Las bases para el funcionamiento y organización de este Mecanismo serán establecidas por el Comité Técnico (instalado el pasado 28 de mayo), órgano encargado de aprobar el programa de trabajo y los lineamientos para la elaboración de los informes del Mecanismo, entre otras funciones establecidas en la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes (LGPIST).

Integrantes del Comité Técnico del MNPT

El MNPT, tiene como facultades el visitar centros de detención y tener acceso a cualquier lugar, persona, o documento, en cualquier momento, sin previo aviso. El objetivo del Mecanismo hace hincapié en la prevención más que en la reacción ante prácticas de tortura, esto a través de la identificación y reducción de los factores de riesgo, así como la eliminación de las posibles causas y el impedimento de los abusos, para lo que fomenta la cooperación con las autoridades.

La prevención de la tortura no consiste en preguntar qué y cómo ha sucedido, sino por qué ha sucedido y cómo podemos evitar que siga sucediendo. El  monitoreo a lugares de detención es un proceso que mira a lo lejos y estudia las causas estructurales del problema.

Para abordar eficazmente estas causas estructurales de la tortura y otras formas de tratos crueles, toda estrategia de prevención debería comenzar por realizar un análisis exhaustivo de los factores de riesgo y las condiciones que aumentan las posibilidades de que ocurra la tortura en los centros de detención.

En ese sentido, el MNPT tiene el mandato de visitar cualquier lugar en donde se prive de libertad a las personas, entendiendo esta privación como cualquier forma de detención, encarcelamiento o de custodia de una persona, en una institución pública o privada de la cual no pueda salir libremente, ya sea por orden de una autoridad judicial, administrativa u otra autoridad pública.

En México existen alrededor de 6 mil lugares de detención o internamiento, entre ellos: centros penitenciarios, federales y estatales–para personas adultas, mujeres y adolescentes- cárceles municipales, agencias de ministerio público, separos, instituciones de salud psiquiátrica, centros de salud para personas con adicciones, estaciones migratorias, albergues de asistencia social y casas para personas adultas mayores.

Como integrante del Comité Técnico, pretendo abonar al fortalecimiento del MNPT y de las acciones que desarrolla, en primer lugar fortaleciendo sus metodologías, para asegurar que contemplen los enfoques diferenciados de las poblaciones en vulnerabilidad, como es la perspectiva de género, de las personas con discapacidad (especialmente discapacidad psicosocial), la población LGBTI, indígenas, migrantes, adolescentes, etc.

Los enfoques diferenciados deben tomarse en cuenta en un doble sentido: por una parte, en el desarrollo los materiales operativos, principalmente los formatos de entrevistas, para que integren lenguaje adaptado, que eviten preguntas revictimizantes, etc.; y por otro lado, debe identificarse el impacto diferenciado de la privación de libertad en sus distintos ámbitos.

Por lo que es importante trabajar para que los instrumentos metodológicos contengan indicadores correctos para estas poblaciones y que al momento de definir la muestra de las personas privadas de libertad se contemple entrevistar a personas de diferentes grupos y se visiten centros en específicamente donde se encuentren estos grupos.

Identificar las particularidades de cada grupo es una labor que requiere colaboración con personas y representantes de poblaciones en condiciones de vulnerabilidad, para la construcción de los formatos y la capacitación al personal que realiza las visitas, por lo que construir un vínculo con sociedad civil es indispensable.

El fortalecimiento del vínculo entre el MNPT, sociedad civil y familiares de personas privadas de libertad es indispensable para la prevención de la tortura. La implicación de las organizaciones en las estrategias y acciones en el ámbito de prevención pueden proporcionar:

  • Una voz a las personas que han sido detenidas y/o sometidas a tortura
  • Observaciones únicas y de primera mano acerca de la situación de las personas privadas de libertad
  • Información sobre el contexto local

Estos  insumos son muy valiosos para la preparación de las visitas y la construcción de recomendaciones acordes con la realidad.

Es indispensable construir un Mecanismo que aborde eficazmente las causas estructurales de la tortura, que  mire a lo lejos y cuyo objetivo a largo plazo sea crear un entorno en el que sea improbable que ésta práctica se de en cualquier centro de detención del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *