El Día del Orgullo Loco se hizo para la reivindicación

Mujeres en el día del orgullo loco

Llegó el 20 de mayo, hacía buen tiempo en Barcelona, un gran sol. En el balcón del Ayuntamiento había colgada una bandera, que ponía: Dia de l’orgull boig (Dia del Orgullo Loco).

Carpas para trípticos e información de distintas entidades, otra para vender chapas con mensajes del Orgullo Loco, y otra para hacer una representación teatral para niñas y niños.

Se hicieron los parlamentos: mi compañera de asociación María Aran, la comisionada de salud del Ayuntamiento y el presidente de la Federació Veus. Un gran cartel con unos mensajes antiestigma, cedido por la asociación Obertament, interpelaba a los viandantes, que muchos se pararon a ver y preguntaron.

Por la tarde, fuimos a la Plaza del Rey, donde pudimos ver y oír la retransmisión del programa de Radio Nikosia, en directo. Mis compañeras de asociación Rosa Garcia y María Segura, así como el compañero Santi Casacuberta, tomaron parte de la tertulia.

En Plaza Catalunya empezó la manifestación. Me dejaron un micrófono y fui gritando consignas, animando a la gente a participar. Arrancó la manifestación y se nos unieron un grupo del “15M” que representan el colectivo de personas indignadas con la política española y el sistema capitalista. Creí contar más de 300 personas.

manifestación día del orgullo loco

Llegamos a Plaza del Rey y allí se leyó el manifiesto en catalán y castellano, para después empezar el espectáculo con un cuento, una performance, el recital poético, intercalado con músicos, y más música en directo por parte de primeras personas (es decir, músicos con algún diagnóstico de salud mental).

Hay un refrán español que dice: “Cada loco con su tema”. Si nuestro tema es la locura, hagamos de ella una bandera para reivindicar lo que se nos prohíbe, y reclamemos mayor justicia social y mayores avances para nuestro colectivo.

 

mujeres en el orgullo locoQue nadie se olvide de nosotras y nosotros, que los y las locas seguiremos formando parte de esta sociedad, aunque no les guste a algunas personas, por lo que deberíamos tener presente que el sufrimiento y el malestar de muchas personas nos viene dado desde fuera, no desde nuestros genes.

Por ello, el Día del Orgullo es un día alegre, participativo, de reivindicación, de expulsar todo lo negativo que conlleva tener un diagnóstico de trastorno mental, muy a menudo para toda la vida, y darle la vuelta al significado de la palabra “locura”.

Sobre la organización contaré que a principios de enero me llegó la noticia que en España había un grupo de Telegram que impulsaba la celebración del Día del Orgullo Loco para el 20 de mayo de 2018. Este grupo contaba con la participación de integrantes de ActivaMent Catalunya Associació, entidad de la cuál soy vicepresidente.

Decidimos crear una comisión organizadora de lo que se denominó Dia de l’Orgull Boig (Boig es “Loco” en el idioma catalán, propio de Catalunya) que iba a preparar los eventos que tendrían lugar el 20 de mayo en Barcelona.

Invitamos a diversas entidades de salud mental del territorio, como la Federació Veus (entidades de salud mental catalanas en primera persona). Redactamos un Manifiesto en catalán, español e inglés.

Creamos el correo electrónico, la página web (dónde colgamos el manifiesto para firmar), cuentas de Facebook, Twitter e Instagram. Hicimos un cartel para difundir digitalmente, e hicimos los trámites para reservar un espacio público en el centro de la ciudad. Programamos las actividades que tendrían lugar ese día desde las 11 de la mañana hasta las 22 horas de la noche.

Fue un día memorable, en el que el esfuerzo conjunto mereció la pena. Hubo una organización conjunta, de la que tomaron parte distintas personas. Eso es lo que nos une en Catalunya: un gran espíritu asociativo, que hace posible este tipo de actos reivindicativos.

Fotografías: Ana de Inés Trujillo y Grecia Guzmán Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *