Violencia contra periodistas afecta a toda la sociedad

En México enfrentamos una crisis de violencia que impacta en el ejercicio de los derechos humanos de la población. Esta violencia se ensaña con las y los periodistas, que son quienes se encargan de investigarla, documentarla y publicarla, tal como lo reconocieron los Relatores Especiales sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Organización de las Naciones Unidas, tras su visita conjunta a México en diciembre del año pasado.

Los ataques a periodistas para obstaculizar su ejercicio de la libertad de expresión impactan también en el derecho a la información del resto de la población y en el acceso a la justicia, ya que si la sociedad desconoce sus derechos, es difícil que pueda exigirlos y ejercerlos. Asimismo, en caso de violaciones a estos derechos el camino a la impunidad se abre ante la falta de información para acceder a la justicia.

La crisis de violencia contra periodistas en México lo ha convertido en el país más peligroso para ejercer el periodismo en América Latina, y el segundo (después de Siria) a nivel mundial, como lo señaló Artículo 19 en su reciente informe Democracia simulada, nada que aplaudir: informe anual 2017.

De acuerdo con este informe, en 2017 se documentaron 507 agresiones contra periodistas y 12 asesinatos, mientras que la cifra desde el inicio del sexenio de Peña Nieto asciende a las 1,986 agresiones.

Las agresiones contra mujeres periodistas tienen su propio matiz, como lo ha documentado desde 2002 la organización civil Comunicación e Información de la Mujer A. C. (CIMAC). De acuerdo con su más reciente informe, El Poder del Cacicazgo, que recoge cifras de agresiones contra las periodistas de 2014 y 2015, durante estos dos años la violencia contra las informadoras aumentó en un 70% en comparación con los dos años anteriores.

Durante 2014 y 2015 CIMAC registró  147 casos de violencia contra mujeres periodistas, de los cuales 2 terminaron en la forma más extrema de violencia contra las mujeres: el feminicidio. Solamente llegaron 64 denuncias a la Fiscalía, y de esos solo 33 están en trámite, como lo denunció dicho informe, por lo que el acceso a la justicia para ellas sigue en espera.

La cifra registrada por esta organización, desde 2002 hasta 2015 es desesperanzadora: 331 agresiones contra mujeres periodistas y 13 feminicidios, cifras en las que se lee que México, además de ser un país peligroso para el periodismo es también un país peligroso para las mujeres, violencias que se cruzan en el cuerpo de las mujeres periodistas.

En el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa (3 de mayo), nombramos la situación de violencia que enfrentan las y los periodistas en México, pero es necesario que este tema esté presente en la agenda pública, ya que la violencia contra periodistas hace también mella en la salud democrática del país y el ejercicio de derechos de las personas que lo habitan.

Fotografía: CIMACFoto, Lucía Lagunes Huerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *